Dolor supremo
29/10/2019 17:00

“No podía entender. Llevé a mi hijo por un dolor, y no me lo devolvieron”

Leonela, la madre del menor que falleciera por causas desconocidas en el Hospital de nuestra Ciudad, se enteró luego del trágico hecho que su hijo había recibido un golpe en la escuela, durante una supuesta pelea. “Tres veces me preguntaron si había recibido un golpe. Yo no tenía idea, les dije que no”.
Tras la muerte de su hijo Lautaro, habló la madre del menor de 11 años que falleciera por causas desconocidas en el Hospital San José, y que luego se conociera había sufrido un golpe en el pecho durante una supuesta pelea en la Escuela Nº 35 de Zárate a la que asistía.

El viernes por la noche, Leonela llevó a Lautaro a la guardia del Hospital San José de Campana con hemorragias y problemas para respirar, según relató. El niño fue asistido por un médico pediatra, que indicó distintos estudios en busca de un diagnóstico. Sin embargo, fuentes del hospital confirmaron que a la hora de haber ingresado sufrió un paro cardíaco y murió.

Sin embargo, la propia madre se enteró luego del fatal desenlace que su hijo había participando de una pelea, sufriendo un fuerte golpe en el pecho. “En el momento sangró por la nariz, pero luego se sintió bien y a la salida del colegio fue a jugar a la casa de una amiga” explicó la acongojada mujer, quien participó de una reunión entre directivos y padres. “Hay chicos que quieren hablar y contar que pasó con mi hijo” sostiene.

También recuerda la trágica tarde noche del viernes. “Entró a la guardia con una hemorragia nasal, por boca, y problemas para respirar”. Lo dejaron internado, dispuesto a ser trasladado a una habitación. Le indicaron análisis, placas, en busca de un diagnóstico. Le pusieron un suero, y a poco más de una hora de ser asistido, sufrió el paro. “Tres veces me preguntaron si había recibido un golpe. Yo no tenía idea, les dije que no… Si yo lo hubiese sabido, y le decía al médico lo que había pasado, quizás el nene se salvaba”, lamenta.


Luego de dos horas de intentaron reanimarlo, se confirmó la muerte del menor. “No podía entender. Llevé a mi hijo por un dolor, y no me lo devolvieron. No quiero culpar a nadie. La responsabilidad es de los directivos y de la maestra a cargo de mi hijo. Los chicos necesitan más cuidado. Hay golpes, violencia, y los padres no estamos al tanto” señala quien además tiene un hijo de 9 años en dicha escuela, y una niña en jardín.

La familia de Lautaro vive en Barrio Bosch. De la pelea ocurrida en el establecimiento, se enteró primero por comentarios, y luego fue confirmado por los directivos, al tiempo que la docente responsable del grado fue apartada de su cargo.

“Lautaro me había comentado de situaciones violentas en el establecimiento, como peleas y discusiones” finalizó la madre, quien espera los resultados de la autopsia, para comenzar el largo camino judicial en busca de Justicia.

Foto: Facebook Cabletel Noticias.

Noticia anterior
Noticia siguiente